Red PyPGamers

Relato corto: El Reencuentro

Publicado en Relatos cortos (de la comunidad) por  , el Viernes 06/6/2014 - 17:30

Saludos, amigos. Hoy os traigo algo diferente. No es un artículo, ni una noticia, ni un rumor sobre el juego. Se trata de un relato corto original que he escrito en el que aparecen algunos de nuestros héroes favoritos. ¡Espero que lo disfruteis! ^^ 

*nota: dado que no ha quedado tan corto se ha dividido en varias partes para hacerlo más ameno**este relato no es canónico, sino de la comunidad*

REENCUENTRO

En los pasillos del Templo de Karabor reinaba un silencio sepulcral. Por ello, Illidan había supuesto de inmediato que se trataba de un sueño. Después había echado a andar, y ahora caminaba por las ruinas, dejando a un lado y a otro salas vacías, intrigado. A pesar de que no había ni rastro de su ejército, el aire parecía tan viciado como siempre; había algo, en alguna parte, llamándole. Un escalofrío, provocado por el filo de metal de sus gujas, le recorrió el hombro izquierdo. Impasible, el elfo de la noche continuó caminando.

En un momento dado, un ligero zumbido, apenas perceptible pero aun así familiar atrajo su atención. Siguió su rastro con facilidad, el sonido se hacía más potente, mas definible a cada paso, de modo que para cuando se encontró frente a él, ya sabía perfectamente de qué hechizo se trataba. Encima del altar, el portal latía. No había ni rastro de su creador; el mágico umbral casi parecía inocente, la promesa de un viaje sin destino ni retorno. Illidan miró en derredor, buscando a un posible intruso, pero estaba solo. Sin dudar, cruzó al otro lado.

El destello cegador duró, como era habitual, tan solo un segundo. A continuación, se vio rodeado por un paisaje desconocido, aunque a la vez familiar. Se encontraba en una fortaleza de muros de piedra blanca, que recordaban a los de las grandes ciudades de los humanos en el este. Las torres, rematadas por unos grandes cañones móviles cuajados de engranajes que Illidan nunca había visto antes, parecían ser obra de la ingeniería gnómica. Asimismo, la poza de la luna que se encontraba en el patio hacía indicar la presencia de sus congéneres, lo que significaba que debía encontrarse en algún emplazamiento de la Alianza, aunque ignoraba el lugar exacto.

El bastión se había erigido en medio de una gran foresta. De hecho, muchos de los árboles de intramuros habían sido respetados, talando solo los necesarios para poder edificar unas pocas estructuras básicas, por lo que el escaso enlosado de piedra aparecía a menudo recubierto de raíces en los bordes: con el tiempo, el bosque siempre recuperaba lo que le había sido arrebatado. El cazador de demonios se preguntó quién habría sido el responsable de un plan de construcción tan respetuoso con la naturaleza. ¿Su hermano? ¿Tyrande? De ser así, puede que tuviera que abrirse paso luchando para escapar aunque, al igual que antes el templo, el fuerte parecía completamente deshabitado.

De repente, una serie de ruidos le hicieron darse la vuelta. Parecía provenir del interior de la herrería y, de hecho, sonaba a metal golpeando la piedra, solo que no se trataba de un martillo, sino de pasos. Illidan cogió sus gujas de inmediato y retrasó ligeramente la pierna izquierda, preparándose para cualquier contigencia. Sea lo que fuera era pesado, y se dirigía hacía fuera. El suelo retumbaba ligeramente a medida que se acercaba. El elfo de la noche apretó los dedos en torno a las empuñaduras de sus armas y soltó el aire, dispuesto para saltar si fuera necesario.

Finalmente, la máquina salió a la luz del sol, e Illidan la tuvo frente a sí en todo su esplendor. Su forma imitaba a la de un hombre, aunque era notablemente mayor. Estaba pintada de azul cobalto, y en sus manos portaba una extraña pieza metálica con intrincadas muescas y una cuchilla en la punta, la cual, por la manera en que la sujetaba, debía ser algún tipo de arma a distancia. En el lugar donde debería haber estado la cara había un dibujo de color blanco que se asemejaba al rostro de un demonio. No obstante, y pese a su aspecto fiero, el artilugio no realizó ningún gesto amenazador sino que, manteniendo la distancias, se dirigió a él con una sencilla pregunta.

¿Eres amigo o enemigo?

Su voz parecía sorprendentemente humana, por lo que el cazador de demonios se preguntó si no se trataría de algún tipo de armadura después de todo. En cualquier caso, y aunque aquella cosa pareciese aún más fuera de lugar que él mismo, parecía que se había hecho con el emplazamiento. Illidan no tenía ni idea de su fuerza de combate, y aunque confiaba en sus habilidades, eligió sus palabras con cautela.

Ni lo uno ni lo otro. He llegado aquí a través de un portal mágico. Mi nombre es Illidan Tempestira. Y tú, ¿quién eres?

Con un leve sonido de vapor saliendo a presión la cara del demonio se ocultó en el casco, revelando el verdadero rostro del portador de la armadura. No era más que un hombre, al fin y al cabo. El cazador de demonios bajó las armas.

Soy Jim Raynor, y también llegué aquí tras cruzar un portal. No te lo tomes a mal, pero debido a tu extraño aspecto tenía la esperanza de que supieras dónde estamos, o al menos quién es el extraño caballero que hemos visto en el bosque.

¿Un caballero? – inquirió Illidan alzando una ceja – Descríbelo.

Llevaba una armadura medieval de color negro y una gran espada. Cuando le vimos, estaba rodeado por cinco soldados, también con espadas. Íbamos a ayudarle, pero no fue necesario: los derrotó con facilidad. Hubiera jurado que los había matado, pero después, hizo algo, no sé el qué, y volvieron a levantarse, pero ya no le atacaron: se comportaban como marionetas. He visto cosas extrañas, que parecían imposibles, pero nunca había visto a un muerto levantarse. Tras ver aquello nos fuimos. El caballero nos vió, pero no nos siguió. Sin embargo, de repente sentimos mucho frío. Incluso tras volver aquí, nos llevó horas entrar en calor.

Tras escuchar el relato, el elfo de la noche se temió lo peor.

¿Cómo era su espada? ¿Tenía runas en la hoja?

Tenía unas inscripciones, sí, como una especie de grabados. Brillaban con un fulgor azul, como si la hoja estuviera cargada de energía.

Tenía que tratarse de él. El Rey Exánime. Su presencia no auguraba nada bueno aunque, por otra parte, significaba que quizá tuviera otra oportunidad para acabar con él. No obstante, iba a necesitar ayuda. Aunque aún no confiaba en él, Illidan decidió contarle al extraño lo que sabía.

La espada que has visto era la Agonía de Escarcha, y ese brillo azul provenía de las almas de los muertos. Su portador fue antaño un hombre llamado Arthas Menetil, aunque ahora no es más que un espectro, un asesino y un nigromante. Tienes suerte de seguir vivo, Jim Raynor, tras haberte encontrado con él. Tu presencia y tu aspecto debieron sorprenderle; no cuentes con que ocurra lo mismo la próxima vez.

Bajo su casco, el humano respiró pesadamente. Parecía pensativo.

Si es tan peligroso como dices, debo advertir a mi compañera.

¿Tu compañera?

Cuando crucé el portal hacia este lugar, no lo hice solo: Nova vino conmigo. Es una fantasma, una experta en ocultarse, detectar amenazas y eliminarlas, pero no puedo dejarla sola en el bosque con ese tal Arthas rondando por ahí. Intenté hablar con ella hace un rato, pero nuestros comunicadores no siempre funcionan aquí. Hay muchas interferencias.

Se trata de la magia. Puedo sentir que este lugar está cargado de ella.

No importa la razón, debo encontrarla y avisarla. ¿Por qué no me acompañas? Si de verdad puedes sentir la magia, quizás puedas percibir al caballero o a otros peligros antes de que se nos echen encima. Que dices, Illidan. ¿Vendrás conmigo?

El cazador de demonios aguardó unos segundos, haciendo ver que se lo estaba pensando, aunque ya había tomado una decisión. Para derrotar al Rey Exánime iba a necesitar aliados, y este humano acorazado y su compañera, quien quiera que fuese, podían llegar a serle muy útiles. Si les ayudaba, probablemente ellos harían lo mismo en el futuro. Finalmente, asintió con una leve inclinación de cabeza.

Iré contigo, Jim Raynor. Busquemos a Nova. Por el camino te contaré las atrocidades que Arthas ha cometido: de ese modo estarás prevenido.

El hombre asintió. Después, volvió a bajar su visera y los dos se adentraron en el bosque.

-

¿No tienes suficientes permisos para escribir un comentario? ¡¡ Regístrate de forma gratuita o accede con tu cuenta !!

Rotación de Héroes

Rotación de Héroes semana 17-01-2017

HÉROES DEL NEXO

VTEM SlideshowVTEM SlideshowVTEM SlideshowVTEM SlideshowVTEM SlideshowVTEM SlideshowVTEM SlideshowVTEM SlideshowVTEM SlideshowVTEM SlideshowVTEM SlideshowVTEM Slideshow

Lo más visto del mes

  • ¿Quieres colaborar en pypHeroes? Actualizado 16/01/16 Nuevas ocupaciones añadidas

    ¡PyPHeroes quiere contar contigo!

    Si te gustaría colaborar de forma asidua con nosotros aquí podrás ver cómo.
  • Todos los Héroes activos del 13 al 17 de Enero

    Llega una nueva promoción a Heroes of the Storm donde durante 3 días dispondrás de todos los Héroes para jugar con el que quieras. La promoción estará activa desde el 13 hasta el 16 de enero. Descubre toda la info dentro.

    Se ha ampliado el evento hasta el 17 de Enero

  • Lore de Varian Wrynn, Rey de la Alianza

    Presentamos la historia de Varian Wrynn, líder de la Alianza y Rey de Ventormenta. ¡No te pierdas uno de los lores más épicos de Warcraft!

    CONTIENE CONTENIDO DE WOW LEGION

  • Notas de Parche: RPP 17 Enero 2017

    Aquí tenemos las notas del Parche de los RPP del 17 de Enero, y donde ya está disponible el nuevo héroe en llegar al nexo: Valeera. Ya puedes probarlo en los RPP.

  • Nuevo sistema de Armadura

    ¿Aún no conoces el "nuevo" sistema de armadura de Heroes of the Storm? Descúbrelo todo con este blog oficial.